Home

Fue el domingo por la mañana, posiblemente uno de los más fríos del año, y un grupo de voluntarios de REPSOL, estuvieron toda la mañana con personas sin hogar, Paco, Mohamed o Luca, fueron algunos de los que pudieron pasar un rato muy agradable a la vez de recibir algo de cariño y atención.

Parecía una mañana más para muchas de las personas que acuden al proyecto Rehoboth de la Asociación Natania, un oasis en mitad de la dura y fría calle, pero esa mañana junto a los voluntarios habituales, se encontraron con la agradable sorpresa de que un grupo de voluntarios de REPSOl, estaban ahí para colaborar con todas sus fuerzas en mejorar, aunque solo fuera un rato, sus vidas.

Nada más llegar se pusieron a trabajar en lo que les mandaron, que era para lo que habían ido, empezaron a preparar la comida, luego repartirla,  mantener los turnos de las duchas y aún tuvieron tiempo de participar en un taller de dibujos, con más o menos éxito, pero lo importante sí que lo habían logrado,  poner su granito de arena para mejorar la sociedad.

Anuncios